jueves, 8 de julio de 2010

sueños son cuentos 2

La calle bajaba, casi vertical, nunca vi una calle tan empinada eso que viví las calles de La Paz. Ella que tranquilamente puedo ser yo en unos 20 años, bajaba subida en unos enormes tacones finitos casi de puta y un pantalón elastizado. No le quedaban tan bien, era un poco ancha, y estaba llegando casi a los 50. Sacaba un manojo de llaves y abría su restó. Entraba yo y le daba una mano con los cubiertos. Nunca vi cubiertos así, eran livianos, como bijouterie berreta y con unos agujeros medios góticos en los mangos. Yo estaba ahí, para acompañar a su hija y era su cumpleaños. No cumplía más de 20 y yo tampoco. Prendíamos el horno de barro solo para hacer unas tostadas y esperábamos visitas.
Una ráfaga de viento fuerte, una moto que frena, unos chicos que entran. El suelo se volvió plano y se parecía a Purmamarca. La mamá, o yo de grande, se había sacado los tacones y andaba con unas botas planas y feas, toma la puerta y se va. Su hija, se pone contenta y festeja la llegada de las visitas. El viento es fuerte y levanta el techo un gigante Willy Wonka que promete rescatarme.
Aparezco con Maranga viendo departamentos, uno blanco, con el baño muy chico y los mismos cubiertos que en el resto. El otro azul con motivos marinos y kitchs, con un baño muy grande y un sillón de los que hacen masaje y un lavavajilla. Demasiado para lo que cualquiera de las dos estábamos buscando. Bajamos a la calle, y estoy en la esquina de los dos casinos en Lima, donde hay un puesto de turismo. Ahí nos encontramos con un compañero de ella, que encuentra su DNI extraviado, el mismo viento y Willy Wonka que arranca de un kiosko Open 25. Corro tras él y no lo alcanzo. Me siento a escribir un haiku de tres versos en una hoja de diario.
Vuelvo a una casa vieja, debo salir a Belgrano, me pongo un pantalón rojo, unas balerinas del mismo color y una remera que dice Au revoir, Paris. Antes paso por el kiosko del Rulo, que me pregunta si mi sobrina va a ser del Bicho o del Albo. No le contesto y me voy con una barra de chocolate Wonka.

2 comentarios:

  1. Maria Lujan8/7/10 13:31

    Q sea del Fortin... Tambien por el Barrio da!!!

    ResponderEliminar
  2. Ni ahí Lujanera jaja.

    ResponderEliminar

Dale hablemos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...